Spanish English French German Italian Portuguese Russian

De acuerdo con la cuenta de Twitter de la Alcaldía de Medellín, @alcaldiademed, hoy Aníbal Gaviria y el secretario de Tránsito, Ómar Hoyos, harán "importantes anuncios sobre el pico y placa".

Los funcionarios revelarían cuáles serán las primeras zonas que quedarán exentas de la medida que se aplica en la ciudad desde febrero de 2005.

El pasado 3 de mayo, cuando en sesión plenaria del Concejo se discutió el componente de movilidad del Plan de Desarrollo de esta administración, Hoyos, en consonancia con el planteamiento de Gaviria desde que era candidato, habló del desmonte gradual de la restricción.

"No entendemos por qué los sectores oriental y noroccidental y las partes altas de las comunas de Belén o La América tienen pico y placa, cuando en ellos no hay problemas de movilidad", apuntó el funcionario.

Por ello, desde el segundo semestre de este año se dejaría de aplicar en barrios como Robledo, Castilla y Aranjuez, entre otros, donde el promedio automotor es mucho menor que un carro por familia, lo que no genera congestiones.

Rodrigo Salazar , exsecretario de Tránsito de Medellín, considera que el desmonte gradual de la medida es lógico porque "el pico y placa es un paliativo, no una solución, y no es justa una norma tapete que cubra toda la ciudad".

"Por sectores, es lógico, pero requiere una excelente señalización para que los foráneos se enteren de cuándo entran o salen de pico y placa. Esto es costoso, pero necesario", comenta este experto en temas de movilidad, para quien, en el fondo, las mejores soluciones surgen de profundas reflexiones sobre sistemas inteligentes de tránsito y transporte.

El comerciante Gustavo Pinilla tiene carro, pero prefiere andar en moto por las congestiones que encuentra entre Laureles y el Centro.

Por eso cree que es positivo que se empiece a retirar la restricción "porque los problemas de movilidad no se han solucionado con el pico y placa. Falta inversión para construir más vías", anota.

Sigue en zonas críticas
Eso sí, Ómar Hoyos ha sido enfático en que El Poblado, Laureles, Belén y el Centro son comunas de muchos vehículos, por lo que seguirán con pico y placa, al menos este año, mientras su despacho, asesorado por expertos, hace estudios rigurosos en busca de opciones distintas para mejorar la movilidad en estas áreas.

Entre las alternativas contempladas están la implementación del carpooling, que consiste en que tres o más personas compartan el carro, y el cobro por congestión, por usar algunas vías principales o al menos uno de sus carriles.

Iván Sarmiento , profesor de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional, está de acuerdo con los llamados peajes urbanos porque, apunta, dieron resultados en Singapur y ciudades como Londres. Sin embargo, dice que la ciudad aún no está lista para este sistema, pues no hay la suficiente infraestructura vial.

José Fernando Ángel , exsecretario de Tránsito de Medellín, también indica que la idea es positiva, siempre y cuando a los ciudadanos se les mantenga la posibilidad de ir por otra vía, sin pagar.

Ángel anota que en Medellín se ha pensado en cobrar en la avenida Regional y que los que no quieran pagar viajen gratis por la Distribuidora.

Rodrigo Salazar comparte que se contemple esta alternativa, pues disminuye las congestiones y recauda dinero importante para invertir en mejorar la infraestructura del transporte. No obstante, su preocupación radica en cómo se cobraría, puesto que se necesita un andamiaje tecnológico de grandes costos y dimensiones.

Otra iniciativa que le gusta es la sobretasa al parqueo en los sectores muy congestionados, "pero que el aumento no sea para los dueños de parqueaderos sino para el fisco".

Mientras que Cecilia Bran maneja carro y le parece "horrible" si llegan a cobrar por transitar por vías de la ciudad. "Harto gana el Tránsito con sus fotomultas, como para que nos cobren más", comenta la señora.

ANTECEDENTES

LA APLICACIÓN DEL PICO Y PLACA CUMPLIÓ SIETE AÑOS EN MEDELLÍN

El pico y placa se aplica en Medellín desde febrero de 2005, cuando el alcalde era Sergio Fajardo. Como toda medida restrictiva, ha tenido promotores, que argumentan beneficios a la movilidad y al medio ambiente, y detractores, que aducen que es superficial y no incentiva la cultura de dejar de usar el carro particular. Hoy, gracias a la norma, en una hora pico dejan de circular el 40 por ciento de los automotores particulares, el 10 por ciento de los taxis y el 20 por ciento de las motos de dos tiempos.

Para los carros particulares y motos de dos tiempos, aplica de 6:30 a.m. a 8:30 a.m. y de 5:30 p.m. a 7:30 p.m. Para los taxis, entretanto, funciona de 6:00 a.m. a 8:00 p.m. La multa para quienes infrinjan la norma es de 283.350 pesos. Una serie de vehículos y vías están exentos de la restricción. Información completa en www.medellin.gov.co/transito.

 

Ir arriba